ARANJUEZ

Acrílico sobre lienzo 81X67

artepanizo,isabelpanizo,aranjuez,conciertodearanjuez,madridnuestro,oficiosperdidos
Concierto de Aranjuez

Las vivencias perduran a lo largo del tiempo y se enriquecen mucho antes de que les demos forma, expresión…Joaquín Rodrigo.

Años después brotó el «Concierto de Aranjuez» (1939), Se trata de la primera obra escrita por Rodrigo para guitarra y orquesta. La orquestación es única: rara vez el sonido de la guitarra se confronta a toda una orquesta. Sin embargo, la guitarra nunca queda diluida, sino que el solo del instrumento destaca en todo momento. Su adagio es singularmente popular, habiendo sido cantado por múltiples figuras de la ópera y la canción melódica, sin duda, el más difundido dentro y fuera de España; una bella historia de amor, inspirado en su luna de miel, cuando recorrían con largos paseos por la vereda del Tajo.

He querido narrar Aranjuez y pintarlo a modo de cartel de representación del concierto, junto con el gran interprete de guitarra Paco de Lucía.

Aranjuez es una ciudad que se encuentra en el sur de Madrid (centro de España) a orillas del río Tajo. Uno de los Reales Sitios de la monarquía española desde que Felipe II lo nombrara en 1560, desde 1899. Por ello, que se conoce como Real Sitio y Villa de Aranjuez. Declarada Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2001.

La música fue, sin duda, la principal diversión de palacio, y hasta la mejor terapia del rey, sobre todo tras la llegada a la Corte del cantante Farinelli, nombre artístico por el que se conocía al famosísimo castrato. Se dice que, a menudo, la reina Isabel de Farnesio pedía su ayuda para sacar al rey Felipe V de su patológica melancolía, pues en los momentos de crisis se negaba a salir de la cama y profería horribles gritos y lamentos. Sólo la voz limpia del famoso castrato hacía volver al monarca a la realidad.

Farinelli fue nombrado director de los entretenimientos regios y de la música y fiestas cortesanas; y desde ese puesto ayudó también a las obras del teatro de Aranjuez, cuya transformación llevaba a cabo Santiago Bonavia, el gran arquitecto italiano que contaba además con las virtudes de ser un gran pintor y un gran escenógrafo. El nuevo teatro fue inaugurado en 1754 con La Isla Desierta, una sonata escrita por Metastasio para la ocasión, a la que puso música José Bonno.

Desde 1729 la pasión por la buena música y en especial por la ópera había ido in crescendo; no había sido ajeno a ello la llegada a la Corte de Domenico Scarlatti, a quien había hecho llamar a su lado la entonces ya princesa de Asturias, Bárbara de Braganza. Scarlatti compuso más de quinientas sonatas para clave, y la propia reina, Bárbara de Braganza, estaba especialmente dotada para la música y era, no solo intérprete, sino compositora.

Su Palacio Real, de estilo renacentista con influencia francesa, tiene una fachada elaborada y un interior con decoración lujosa, incluida una habitación de porcelana. En los terrenos del palacio, junto al río, hay jardines ornamentales como el Jardín de la Isla. En el Jardín del Príncipe se encuentra la Casa del Labrador, una ornamentada mansión neoclásica, y también hay un estanque ornamental con un Pabellón Chinesco.

La musa del Maestro

En palabras de Joaquín Rodrigo:
“Mi esposa Victoria, mi fiel compañera y colaboradora ha sido mi inspiración, me ha dado impulso, fe en mí mismo e inmenso amor, ha dedicado toda su existencia a la mía y ha sido la luz de mis ojos.”

Pinto a su musa idolatrada que tanto le inspiró y acompañó hasta al final de sus días, como una reina, tatuo su diadema con la fachada principal del Palacio, obra del arquitecto Juan Bautista Toledo junto con el Monasterio del Escorial.

La forma singular de los jardines del Parterre, en mi última visita, me sirvió para darme la clave y mimetizar la guitarra, que ella sujeta delicadamente en mi cuadro y se funde con el conjunto.

jardines del Parterre de Aranjuez

Joaquín Rodrigo Vidre, I marqués de los Jardines de Aranjuez

Nació el día de la patrona de los músicos,  Santa Cecilia. A los siete años de edad se quedó prácticamente ciego a causa de una infección de difteria. Según él, la pérdida parcial de la vista lo puso en el camino de la música.

Inició sus estudios musicales con nueve años, estudiando solfeo, violín y piano. Con 16 años estudió armonía y composición con profesores del Conservatorio de Valencia. Sus primeras composiciones (Suite para pianoDos esbozossuite para piano y violín y Siciliana, para violonchelo) datan de 1923. Su primera obra para orquesta es Juglares, que data de 1924 y fue premiada en Valencia y Madrid. También obtiene un diploma en un concurso nacional por la obra Cinco piezas infantiles, que más tarde sería premiada también en París. Desde el principio de su carrera, Rodrigo escribía sus trabajos en braille, que posteriormente eran transcritos por un escribiente.

Después de una difícil temporada en Francia a causa de problemas personales (falta de trabajo y penuria económica, así como la pérdida de un bebé a punto de nacer en 1939) en medio de la inestabilidad a causa de la Guerra civil en España y el ambiente prebélico de la II Guerra Mundial en Europa, los Rodrigo cruzan la frontera franco-española con apenas unas maletas en sus manos, pero un tesoro en su interior: el manuscrito de su obra más universal, el Concierto de Aranjuez​.

En 1940 tiene lugar en Barcelona el estreno mundial del Concierto de Aranjuez para guitarra y orquesta, un ejemplo definitivo de su personalidad musical y una obra que le traería fama universal. Desde ese momento, emprendió numerosas actividades artísticas, creativas y académicas

Hay que destacar además, la aportación definitiva de Joaquín Rodrigo al repertorio para guitarra, con la que logró su dignificación y su consagración internacional como instrumento de concierto, con una mención especial para su obra Fantasía para un gentilhombre, compuesta en 1954 sobre temas del compositor barroco Gaspar Sanz.

Con muchos más galardones en toda su trayectoria, falleció en Madrid, 6 de julio de 1999, dos años después del fallecimiento de su esposa.

El maestro y compositor Juaquín Rodrigo.

Mientras pinto, escucho su música tan maravillosa y evocadora, inmortalizo al gran Maestro con el pentagrama del concierto, abajo, bailando, danza su compañera inseparable y la colaboradora más importante en todos los aspectos de su trabajo como compositor.

Ambos, descansan con su sintonía en el panteón familiar del cementerio de Aranjuez junto a una guitarra cubista ,Homenaje a Joaquín Rodrigo del escultor Pablo Serrano.

La música, idioma universal,  filosofía, revelación .Adagio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.