JARDINES DEL MORO

Acrílico sobre lienzo 70X60

artepanizo,isabelpanizo,jardinesdelmoro,jardinesdelmoromadrid,madridnuestro,oficiosperdidos
Jardines del Moro
La Lira de tapiz verde ameniza el Palacio Real, 
cisnes negros y sus olas rojas alborozan a los niños, 
los bellos pavos reales desfilan al ritmo,
la fuente de los Tritones se sonroja, 
secretos de reyes furtivos cruzan el pasadizo ,
ese estilo romántico inglés, flores, regocijo...
Oh sí, "Los Jardines del Moro", enamoradizos.
Panizo 

Situados en la parte trasera del Palacio Real los Jardines del Campo del Moro son sinónimo de belleza y tranquilidad. Sumergiéndose en él puedes encontrarte con un conjunto casi infinito de caminos donde poder perderse, acompañados por pavos reales, cisnes negros o incluso casas de cuento.  Descubrir sus secretos es todo un lujo al alcance de cualquier madrileño.

Cisne negro en los jardines del Moro

He querido recrear estos bellos jardines que tanto he disfrutado en diferentes etapas de mi vida, esos álbumes de recortes mentales e instantaneas de gente, planos congelados que nos acompañan siempre…me veo yendo a dar de comer a los cisnes, leyendo, descansando del ruido y aspirando la belleza serena que desprenden. Una niña abandera contenta su dulce viaje dominical.

Fachada de atrás del Palacio con sus pavos reales

¿De dónde viene el curioso nombre de los Jardines del Moro?

Alí Ben Yusuf (1110) era un musulmán que se armó de valor para reconquistar Madrid. Para ello, cogió a todo su ejército y se dirigió a la ciudad. Cuando llegó a la villa, plantó su campamento a los pies de la muralla.

Justo el lugar donde este guerrero árabe esperó entrar en Madrid fue bautizado como “Campo del Moro”. De aquí tomaría posteriormente su nombre estos jardines anexos al Palacio Real.

el rey Felipe V (1746) decide construir un monumental palacio. En seguida este monumento se convertirá en la envidia de Europa.

Aunque sería Isabel II la que idearía los Jardines del Moro, lo cierto es que el aspecto actual se lo debemos a la reina María Cristina de Habsburgo. Esta se encargaría personalmente de realizar una gran reforma en el año 1890.

Fuente delos Tritones

Adentrarme en el pasado me da las claves para inspirarme, es la médula de mis pinturas. Decodifico y pueblo mis cuadros de mi propia versión. Qué osadía de peineta!

El arquitecto Ventura Rodríguez sería el encargado de realizar la “fuente de los Tritones”. Fue instalada en 1846 procedente de los jardines del Palacio de Aranjuez, considerada como la más antigua conservada en Madrid.

Yo en los Jardines del Moro

Secretos y pasadizos sumergidos se esconden aún en la trampilla de la boca de un pasadizo ,que unía el jardín palaciego con un escape en dirección a la Estación del Norte y la Casa de Campo. Otro gran túnel contiguo al jardín, hoy sepultado al culminar las obras de la M-30, fue empleado por José I Bonaparte para acceder al palacete de los Vargas, aún en pie junto a la puerta del Rey de la Casa de Campo. Fue este un antiguo pabellón de caza donde el monarca impostor se sentía más seguro que en palacio y holgaba con una actriz de nombradía, amante suya…

Intento que mis pinturas sean como un poema visual, así empezó mi gran pasión, primero para mi exposición de los Haikus clásicos japoneses, pintando el poema que me llamaba e inspiraba para mi serie, cuando creas, se adquiere cierta habilidad para sintetizar en pequeño formato, desarrollando sensibilidad por la poesía. Me apasiona, es ya una necesidad. Gracias.

Poesía, es padecer a la inversa,

días adictivos y felices,

Poesía confitada

Panizo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.