Noche de comedia

Tríptico Noche de comedia

Noche de comedia

El cuadro Noche de comedia es un Acrílico sobre estructura de madera a medida en forma de Biombo con bisagras 80X100

Basado en el poema Haiku del poeta Shiki (1867-1902):

Volvió de la comedia

Pero aún no se ha quitado

las ropas de fiesta

Este poema me inspiró para recrear varias escenas simulando un biombo de los grandes pintores que plasmaban las costumbres y modas de la nueva clase burguesa, y que se convirtieron en los temas preferidos de los grabados ukiyo-e.

El gobierno divide a la población en cuatro rígidas clases sociales: los guerreros “bushi” (shogunes, daimyos y samuráis), los agricultores “nomin”, los artesanos “kogyo” y los comerciantes “shonin”.

Para controlar el comercio y bloquear cualquier influencia occidental incluida la represión del cristianismo en el 1614 , Japón ,se aísla completamente del exterior con Holanda como única relación hasta el 1858, que abre sus puertas  y comienza la era Meiji.

La ciudad , ahora convertida en la inmensa Tokio, se extiende económicamente, en los famosos barrios como Yoshiwara la burguesía encuentra la diversión y relajación en las casas de té, restaurantes y casas de placer dentro de sus reservados.

Se desarrollan las artes escénicas, poesía y pintura .

El teatro Kabuki y la Noche de comedia

Surge el teatro Kabuki con gran éxito, por ello he querido recrear una “Noche de comedia” imaginándome a la gente saliendo a divertirse, disfrutando de la puesta de escena, relacionándose con amigos sin prisa porque acabe la noche.

Noche de comediaNoche de comedia

Noche de comedia

…Y ella ha salido a divertirse, se lo pasa muy bien  siempre, la cultura y la fiesta le atrapan, casi al amanecer, llega a casa, sin compromisos, sin promesas que la distraigan, sonríe recordando…le cuesta quitarse la máscara.

Noche de comedia

 

 

Acerca del poeta Shiki  (1867-1902) era Meiji:

Tan solo vivió 35 años, luchando gravemente enfermo de tuberculosis desde los 27, sin ninguna medicación efectiva por aquella época, no le impidió ser unos de los más grandes poetas y novelistas que no dejó de sentir muy cerca la muerte y le llevó a desarrollar una gran expresión poética

En su juventud, la lectura de los Poemas Haikus del gran maestro Basho le hace recorrer los mismos pueblos y paisajes que emprendió por sendas de Oku impregnándose para dedicar su vida a la poesia y la litratura con gran éxito. También estudia y aprende del pintor y Jaikista Buson.

De ellos llegaría decir:

Usando la metamorfosis de la bicicleta, Basho, busca el centro, Buson, partiendo del centro, crea resonancias que aspiran a implicar y llegar al hombre disperso.

Su adorada hermana* que se divorció 3 veces y le cuidó hasta el final de sus días,(en la que se basa el poema de mi cuadro),le ayudó a terminar su último Haiku:

Voces que regañan a un niño,

miles de  voces y de ecos,

y después, la voz de mi dolor.

Nunca dejó de escribir, para él disfrutar de acontecimientos insignificantes y placeres sencillos como asomarse por la ventana y ver el jardín eran como una bendición, jamás perdió las ganas de vivir.

Actualmente es considerado uno de los cuatro maestros junto a Matsuo BashōYosa Buson y Kobayashi Issa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.